Navidad en Rojo

La última vez les presenté una mesa original en colores cobre y plata; esta vez quiero compartir con uds. un almuerzo en colores tradicionales. Y no hay color que nos recuerde más a la Navidad que el rojo.

Coloqué dos soldaditos cascanueces de madera como decoración principal, ¡con unos postres como decoración en sus cabezas! Me parece que para un almuerzo navideño aportan mucha alegría a la mesa.

El arreglo floral está hecho con unas varas de orquídeas phalaenopsis y ramas de suculentas. Ambas son del pequeño vivero que tengo en el techo de mi casa.

De piqueo presenté unos bocconcini, que son unas bolitas de mozzarella. De hecho, la traducción al español de bocconcini es ‘pequeños bocados’. También hice un aliño mezclando pasta de tomates secos, vinagre balsámico trufado con frambuesas y aceite de oliva. ¡Quedó riquísimo!

Para el plato principal, preparé una lasaña en fuentes individuales que pueden entrar al horno. Estas rojitas tienen un tamaño perfecto para una buena porción de lasaña y le da una mejor presentación, porque es muy frecuente que si se preparan en fuentes grandes, se desarmen un poco al cortarlas y servirlas en cada plato.

Una buena sugerencia en este caso es no cortarla tan pronto sale del horno, sino esperar de 10 a 15 minutos, y así se da el tiempo para que se corte más fácil. Puedes dejarla en el horno apagado mientras esperas o cubrirla con papel aluminio, cuidando que el papel no toque la parte superior de la lasaña, para no estropear el bonito dorado.  Antes, la lasaña me quedaba con una superficie como arrugada, porque la finalizaba con una capa de pasta y un poco de salsa blanca con queso parmesano rallado. Ahora en cambio, pongo al final una capa del relleno de carne molida, encima salsa blanca, luego mozzarella en lajas y finalmente queso parmesano rallado. Es decir, la pasta quedó por debajo de estas capas. Así me parece que queda mucho mejor. ¿Un secretito? Combinen la carne molida con uno o dos chorizos a los que le quitas la membrana que lo cubre y desmenuzas muy chiquitos, para que queden en trozos como los de la carne molida. Verás que así queda mucho más sabroso.

Como soy dulcera, la mesa tiene varios postres, ¡aún cuando solo seremos 4 personas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s