En tonos pasteles para el verano (Día y Noche)

Hace más de un año descubrí el mantel que les muestro en este post en la tienda Dreaming. Me encantó. Pero por alguna razón no lo compré en el momento y cuando regresé por él, ya lo habían vendido. ¡¡Lo más gracioso de todo es que la compradora fue una compañera de clase de mi colegio!! ¡Díganme si no es chico el mundo!!

Regresé varias veces a la tienda, preguntando si ya lo tenían a la venta nuevamente. La dueña de Dreaming, Rebecca, es una señora muy simpática y después de tantos años comprando diferentes productos, nos hicimos buenas amigas. Tiene una memoria fabulosa, se acuerda de tu nombre, tus gustos, lo que has comprado, etc. Regresando a mi mantel, todo este año tuve mala suerte, porque el mantel nunca regresó. Así que cuál no sería mi sorpresa, cuando para navidad recibo una caja forrada con la tela del mantel y dentro de ella: ¡el lindo mantel! Así que este post es para mi amiga Rebecca, para agradecerle el lindo gesto de regalarme el mantel.

El mantel es de lino, con diseño marino con conchas, corales, estrellas de mar, etc. en colores pasteles, verde agua, crema y celeste. Así que toda la decoración se inspira en estos colores.

Los individuales son de yute con mostacillas de colores afines. Son de la marca Mackenzie Childs. Si les gustan las manualidades, creo que hacer individuales parecidos a éstos, puede ser un trabajo lindo para el verano. Como les comento, la base es de yute y me parece que lo han encolado con goma blanca para que quede más firme. Luego, hay que pagar con un buen pegamento las mostacillas, en el diseño y colores de su preferencia.

La vajilla es también en tonos celeste y verde agua, con un lindo detalle de relieve en el borde.

Las servilletas son de Dreaming, pero les hice un tejido a crochet simple en el borde, para resaltarlas.

Encima de cada servilleta he colocado un pequeño caracol de mar.

Las copas de vino son de Zara Home, los vasos son de Ripley.

Como ven, son todas piezas distintas y no de un mismo juego, incluso compradas en tiendas diferentes, pero puestas en conjunto, me parece que se ven muy bien. Creo que con la vajilla pasa lo mismo que con la ropa. Antes de comprar, piensen qué tienen en casa, de qué colores, porque comprar piezas que combinen con las que ya tienen, les permite multiplicar su vajilla y consecuentemente presentar diferentes modelos de mesas,  sin gastar tanto.

Como decoración para la mesa, he colocado diferentes conchas que compré en un viaje a Máncora, en Piura, repitiendo el motivo marino del mantel. Pero para que resalten mejor, en lugar de colocar las conchas de frente en el mantel, opté por un camino de mesa blanco y recién sobre el camino puse las conchitas como decoración.

Y sí, Rebecca. El camino de mesa es también de Dreaming!! Un camino en color entero es una buena opción, para separar y resaltar un diseño. Las conchitas puestas directamente sobre el mantel, se perdían a la vista. Pero sobre el camino blanco, sí que resaltan.

El florero central es de cristal Waterford, una fábrica de cristal que visité en Irlanda.

La familia de mi abuela materna era irlandesa, así que visitar Irlanda, estaba en mi lista. Waterford es una marca reconocida mundialmente y se puede visitar la fábrica y ver el proceso de manufactura de sus productos. La visita termina en la tienda y la verdad es algo difícil resistir la tentación de comprar algún producto. Si se fijan de cerca, el florero tiene unas leves líneas en colores verde, miel y azul transparente que combinan muy bien con la decoración. Este florero es ideal para colocar una sola flor o como en este caso unas varas de orquídeas phalenopsis.

Uds. dirán ‘¡qué pena, cortar unas varas de orquideas!!!’. Les comento que como las flores de phalenopsis duran unos 2 meses, las luzco durante esos meses en la planta. Pero cuando veo que se comienzan a caer una o dos flores, eso significa que ya no durarán mucho más en la planta y ese es el momento en el que decido cortarlas para hacer arreglos florales con ellas. Como he unido dos varas de las orquídeas con un alambre de floristería muy delgadito, para ocultar el alambre he colocado un poco de musgo cubriendo el alambre.

He agregado otros pequeños floreritos de cerámica y vidrio, en tonos pasteles.  Y he colocado en ellos unas sencillas dahlias y unas ramitas de un eucalipto enano que tengo en casa, porque el color celeste de las hojitas combina con el color celeste del mantel.

A continuación les muestro esta misma mesa, pero puesta para la cena. Retiré los pequeños floreros y los reemplacé por velas votivas. Dos sencillos candelabros de vidrio en azul agua, con velas completan el ‘look’. Así podrán ver cómo la misma mesa, con pequeños cambios puede pasar del almuerzo a la comida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s