Brunch para Melissa

Mi hija tiene un lindo grupo de amigas, desde la época del colegio. Esta semana decidieron hacer un brunch por la despedida de Melissa, quien viaja al extranjero para realizar un postgrado.

Así que me ofrecí para ayudarlas a organizar la reunión. Un brunch es casi un desayuno/almuerzo, muy popular en Estados Unidos. Se sirve un poco más tarde que el desayuno y se prolonga hasta la hora de almuerzo. De allí el nombre: BRUNCH que viene de la unión de las primeras dos letras de breakfast (desayuno en inglés) y las últimas 4 letras de lunch (almuerzo en inglés). Como hace las veces de desayuno y almuerzo, hay una mayor variedad de comida que la que se serviría en un desayuno.

Le di a mi hija dos opciones de colores para la decoración. Ella escogió la que les muestro en estas fotos: color rosa y celeste. Así que estos fueron los colores predominantes en el arreglo de la mesa.  Los arreglos florales fueron sencillos: el más grande con rosas de un color casi fucsia súper vivo.

Los dos más pequeños tienen dos tipos de claveles: de color rosa claro y rosa encendido con jaspes.

En cada puesto puse mis ollitas de cerámica en dos tonos a juego con el mantel.

Cuando en otras ocasiones he posteado estas ollitas, me han preguntado qué hacer con ellas. Bueno, una opción es la de usarlas para huevos revueltos con una salchicha y un chorizo pequeños.

El resto de la comida la presenté un una mesa lateral, como un buffet.

Pueden ver por las fotos el menú para el brunch: chancho al horno cortado en tajadas, humitas y tamales, un enrollado de espinaca relleno con pollo, pasas picaditas y nueces, jamones y quesos y un quiche de poro.

Todo acompañado de pequeños panes francés, ciabatta, croissant y tostadas. En la sección de dulces hubo una tartaleta de fresas, fruta fresca, waffles con miel de maple y leche condensada  y un pomo con galletas variadas.

Serví jugos de papaya, naranja, tés variados y cafés pasado y de maquinita con cápsulas de diferentes sabores. El jugo de papaya voló. Es que le agregué el jugo de dos granadillas y dos mandarinas. Así queda mucho más rico. El jugo de papaya tiende a espesarse, por eso lo sirvo con una cucharita de mango largo, así pueden revolverlo antes de servirse.

La reunión – como era de esperarse- se prolongó hasta la tarde. Me da gusto saber que mi hija cuenta con amigas de toda la vida. Cada una ha tomado caminos distintos en su vida, pero cuando se reúnen me traen los gratos recuerdos de las risas de cuando niñitas  llenaban de alegría mi casa.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Maria Luisa dice:

    Precioso todo y se ve todo delicioso….me encanta leer La Pagina de Grace !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s