¡VENECIA!

1467223756_rand-canal-feat.az

The quality of mercy is not strained;

It droppeth as the gentle rain from heaven

Upon the place beneath. It is twice blest;

It blesseth him that gives and him that takes:

La cualidad de la misericordia es que no puede ser forzada. Cae a tierra como una delicada llovizna. Es bendita dos veces: bendecida por aquél que la da y bendecida por quien la recibe (traducción libre).

Esta es tal vez la frase más famosa de la obra El Mercader de Venecia de William Shakespeare que mi papá nos recitaba de jóvenes.  Con el tiempo se convirtió en una de mis favoritas. El Mercader de Venecia relata la historia de Antonio, un rico mercader veneciano de la Edad Media, quien para ayudar a  su amigo pobre pide un préstamo a Shylock, el usurero de Venecia, confiado en que sus barcos regresarán con mercadería de oriente y así poder honrar su deuda. Por ello acepta  que si sus barcos no regresaran con bien a Venecia, el mercader honraría su deuda entregando una libra de su propia carne. El caso llega a juicio ante el Dux (príncipe) de Venecia, porque aparentemente los barcos de Antonio se hundieron en una tormenta. El abogado de Antonio (en realidad era la bella Portia, disfrazada de hombre para poder actuar como abogado) recita el párrafo con el que comienza este texto, tratando de convencer a Shylock que tenga compasión y que desista del cobro, pero este se niega; afirmando incluso que piensa cobrarse arrancando la carne más cercana al corazón de Antonio.

3392080a22c6464485e1b6c7d0bf8dbb_th

Entonces se concede a Shylock el derecho de cobrarse con la libra de carne del mercader, pero en un giro inesperado de la trama, se advierte a Shylock que el contrato establecía que podía tomar una libra de carne, pero debía hacerlo sin derramar una sola gota de sangre.

El Mercader de Venecia ha sido llevada varias veces al cine, como la foto que muestro, tomada de la versión de 2004 con primerísimos actores como Al Pacino, Jeremy Irons y Joseph Fiennes.


No conozco a ningún viajero que no sueñe con visitar algún día la bella Venecia.

c

Descansa sobre una laguna, construida con pilotes enterrados bajo el agua. En la edad media, fue una de las ciudades más ricas, porque era el punto de llegada de los barcos que comerciaban con especies y sedas del lejano oriente. De allí tomó la trama de su obra Shakespeare para El Mercader de Venecia. Esta es mi inspiración para la mesa de esta semana.

El mantel azul de dreaming (el que habrán visto muchas veces en mis posts, porque me parece súper versátil) representa el agua que circunda y en otoño y primavera inunda casi toda la ciudad de Venecia.

_MG_5692-HDR.png

Venecia era famosa también por conocer el secreto de la fabricación de su famoso cristal.

blownglass

Quienes trabajaban el cristal estaban aislados en una isla cercana a Venecia llamada Murano, para que terceros no tuvieran el acceso al secreto del cristal veneciano. Los que trabajaban el vidrio debían pedir permiso al Dogo para salir de la isla. Era tan preciado el cristal en la edad media, que los reyes de Francia viajaban de castillo en castillo llevando consigo los cristales de las ventanas. ¿Se imaginan? Ciertamente no eran piezas tan grandes de vidrio como las de las ventanas actuales, pero que junto con sus joyas la nobleza francesa desmantelara los vidrios de las ventanas de un castillo para llevarlos al siguiente castillo nos da idea de lo preciado que era considerado el vidrio. Hasta el día de hoy, el cristal de Murano tiene fama mundial. EL gran jarrón que ven al fondo de la foto lo compré precisamente en un viaje a Venecia.

_MG_5723-HDR.png

Es una pieza clásica muy pesada. El color rojo es uno de los más difíciles de obtener en vidrio y por eso las piezas de este color tienen un precio mayor. Para estar a tono con el jarrón, lo he decorado con gladiolos, también de color rojo. No conseguí los colores que quería en Evy Flor, pero una amiga me dio el dato de Liliana Rodriguez, a quien se le puede encargar las flores que una necesita y puede ayudarte a conseguirlas. Si son pocos los invitados a cenar, pueden poner una gran decoración al final de la mesa, porque no tapará la visión de los comensales y aportará un efecto teatral a la mesa.

Si se fijan de cerca en los platitos de vidrio rojo en cada puesto de la mesa, verán que están pintados a mano con vistas de Venecia: el puente de los suspiros, llamado así porque los prisioneros atravesaban este puente rumbo al cadalso y por eso suspiraban.

_MG_5709-HDR2.png

bridge-of-sighs-66.jpg

El León de Venecia que está sobre una columna en la Plaza san Marcos y que da su nombre al premio que otorga el festival internacional de cine que todos los años se realiza en Venecia: El León de Oro.

_MG_5709-HDR.png

576453804-markusplatz-highlights1507-venedig-loewe-tier.jpg

y el Puente viejo.

_MG_5713-HDR.png

Venezia.jpg

Las copas y jarra también son de cristal veneciano pintadas a mano.

_MG_5718-HDR.png

_MG_5697-HDR.png

Los individuales son tejidos de crochet en un color oro viejo, representando la opulencia de la ciudad de Venecia.

_MG_5734-HDR.png

Como símbolo de las importaciones de seda de los antiguos mercaderes, he colocado un camino de mesa de seda que adquirí en Hong Kong. Su diseño tiene unas simples hojitas, por lo que los colores no desentonan con el resto de la decoración.

_MG_5739-HDR.png

Los saleros y pimenteros son de Karina Barhumi Home, al igual que la fuente larga en la que serviré la entrada.  Su color neutro lo hace tan versátil que los puedo usar casi con cualquier modelo de mesa. Fue una gran compra.

_MG_5749-HDR.png

Como el tema de la mesa es Italia, serviré un risotto de alcachofas y prosciutto (jamón crudo). La receta está al final de este post. Puedes variar el risotto, cambiando las alcachofas y prosciutto por espárragos, cangrejo, conchitas de abanico, champiñones, o lo que tu creatividad prefiera. La fuente en la que serviré el risotto son de porcelana con pintura de oro, continuando con la opulencia veneciana. La presento aún sin el risotto encima, para que puedan apreciar el diseño. Era de mi abuelita Margarita.

_MG_5759-HDR.png

De entrada un plato, que como es una invención, no tiene nombre. Es muy fácil de preparar: corto en un cuadrado la masa de hojaldre, embadurnada por dentro con queso philadelphia, coloco al centro espárragos y trozos pequeños de queso azul. Cierro la masa como se ve en la foto, lo decoro con queso parmesano encima y a hornear hasta que esté dorado. Queda espectacular y no puede ser más fácil de hacer.

P9251474OK.png

Receta del Risotto:

Ingredientes:

  • 6 corazones de alcachofa y la carne rescatada de las hojas, todas sancochadas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 100 gramos de prosciutto cortado en pedazos de unos 3 cms de largo y 1 de ancho
  • 1 cebolla blanca picada en cuadraditos
  • 1 cucharada de ajo picado
  • Orégano seco (opcional)
  • 5 tazas de caldo de verduras o de pollo
  • 2 tazas de arroz arbóreo
  • ½ taza de vino blanco seco
  • 1 ½ taza de queso parmigiano-Reggiano (parmesano), más un poco para decorar.
  • sal y pimienta al gusto

Preparación:

Cortar los corazones cocidos en 4. En una olla calienten el aceite de oliva, agreguen la cebolla y saltear hasta que estén blandas y translúcidas, cerca de 8 minutos. Agregue a la olla el ajo, el orégano. Agregar el caldo y calentar a temperatura media. Reservar.

En otra olla de fondo grueso, derriter la mantequilla. Agregar el arroz y revolver hasta que esté opaco, cerca de 4 minutos. Agregar el vino y revolver hasta que lo absorba el arroz. Agregar el caldo caliente de a pocos,  un cuarto de taza del caldo caliente a la vez. El arroz estará listo cuando los granos del arroz estén al dente (sólidos, pero cocidos) y cremosos en el exterior. Van a notar que el arroz suelta como un almidón, cremoso; característico del rissotto.  Esto toma unos 20 minutos. Agregar entonces las restantes 4 cucharadas de mantequilla, las alcachofas, el prosciutto y el queso parmesano. Al final agregar la sal y pimienta. No hay que hacerlo antes, porque el queso y el jamón son salados y no queremos salar en exceso la comida. Servir de inmediato decorando con el restante queso parmesano.

P9261601.png

Sé que el diseño que escogí para la mesa que presento en esta oportunidad no es convencional y puede no ser de gusto generalizado, pero no quería dejar de presentarla, porque me hace soñar con la bella Venecia. Como dijo William Shakespeare: quien no se alimenta de sus sueños, envejece pronto.

Individuales tejidos sobre pedido

Roxana: teléfono: 988346641

Mantel azul

Dreaming (http://www.dreaming.com.pe/)

Av. Conquistadores 404 – San Isidro
Telf. (511) 222-1796

Av. El Polo 472 – Surco
Telf. (511) 437-4583

Flores

Lilian Rodriguez: 945689357

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Lucero Abanto Paico dice:

    Que bello todo,las historias y las frases muy buenas ideas Grace gracias por compartir tus lindas ideas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s